Hale o empuje

Hay un meme que ronda de vez en cuando por las redes sociales que muestra una puerta y que va acompañado de un texto que dice algo como: podrás tener la inteligencia que tengas, pero todo eso se bloquea cuando te cruzas con una puerta que dice hale o empuje.

Yo confiezo que a mi se me funde el cerebro frente a la bendita puerta. ¿No te pasa también que tienes que parar, analizar y luego halar o empujar? (Hashtag: NoEstoySolo).

Pero hoy no vengo a hablar de memes, y quiza mi analogía esté un poco defazada de este, pero halar, empujar y puerta son exactamente los terminos que quiero utilizar para contarte esto que me pasa desde hace tiempo.

 

Hace un tiempo me hicieron una entrevista para publicarla en el newsletter de un grupo en el que soy miembro.

Es un grupo de mujeres con alto nivel académico y querían arrancar con un proyecto para publicar historias de sus miembros que pudieran ser fuente de inspiración para otras.

Yo acepté que me entrevistaran, pero a cambio les pedí que el enfoque fuera más a mi crecimiento profesional en este país que a mi proceso de adaptación holandesa. Estrategicamente hablando serviría no solo para el newsletter del grupo sino que me ayudaría a mi a darle publicidad a mi negocio.

Hace un par de años seguro que hubiera contado nuevamente sobre porqué me vine, cómo aprendí holandés, si tengo amigos, si extraño o no mí país, y todas esas cosas que me sé de memoría porque ha sido mi discurso para darme autopalmaditas en la espalda de que voy por buen camino. Bueno, y seamos sinceros, los holandeses siempre quedan impresionados con tal historia. Aunque pasen sopotocientos años.

Pero, de qué servía contar lo mismo si al día de hoy yo ya no soy la misma. Si ya eso empezó hace tiempo a ser parte de mi pasado holandés. ¡De mi pasado!

No, darling. No tienen que pasar 50 años para que puedas mirar atrás y decir: todo eso lo hice yo.

No.

Uno avanza.

Siempre.

Uno avanza y lo hace al ritmo que quiere. Y en mi caso, siento que he avanzado tanto que lo que antes me servía para desenvolverme en mi nueva vida holandesa, ahora es solo parte de ese hale o empuje pegado en la puerta. El que te deja estupefacto en el sitio razonando si halar es para allá o empujar es para acá.

Pero, si yo lo único que quiero es pasar, continuar.

Hace tiempo que siento que para poder seguir construyendo este camino, debo dejar cosas atrás, e incluso, personas. O por lo menos hacerlos a un lado y ponerlos en pausa porque siento que están siendo una traba en mis puerta y por más que hale o empuje, nada, no voy a avanzar mucho.

Suena frivolo, pero incluso quien piense eso sobre tu proceso, termina siendo la traba en tu puerta.

Así que, tu decides.

(Visto 109 veces, 1 visitas hoy)

3 thoughts on “Hale o empuje

  1. Cómo extrañaba tus historias por aquí, específicamente esta casualmente parece coincidir con mi proceso ahora, también aquí en este país, un abrazo enorme encantado de leerte de nuevo!

    • Me consta que tu proceso ha sido bastante acelerado en este país. Así que, liberate de los yugos #AbajoCadenasGritabaElSeñor y empieza a abrir tus puertas, darling!
      Ik ben trots op jou!

Geef een reactie

Het e-mailadres wordt niet gepubliceerd. Verplichte velden zijn gemarkeerd met *