Ribe: El comienzo del fin del año

Si me sigues por Instagram, ya sabrás que la última semana del 2014 nos escapamos a recibir el nuevo año lejos de Holanda. Si no, pues aquí te cuento la primera parada que hicimos antes de llegar a nuestro destino final.

Luego del verano, en una temprana noche de algún día en el otoño, mientras Pablo sacaba cuentas en su tabla de excel que lleva desde sus inicios de indepencia económica, se voltea hacia mí y me dice en tono le-digo-o-no-le-digo: Todavía nos queda parte del presupuesto para las vacaciones de este año. Dos días después, el Lonely Planet de Dinamarca entraba por el buzón. Prueba irrefutable de que nos vamos o nos vamos. Así que aprovechando que Pablo tenía aún unos días disponibles de vacaciones, le dije que las combinara con la navidad y así nos esfumabamos de las fiestas funebres de este pueblo holandés.

Pernoctando en Ribe

El problema de que Pablo sea cliente fijo del Lonely Planet, es que ahí encuentra muchas ideas interesante a donde quiere ir a como de lugar -todo el Lonely Planet-. Lo siento, pero yo no voy a estar corriendo para ver todo lo que el librito recomienda. Así que con un ultimatum -que le doy siempre que nos vamos de viaje-, se sentó a hacer su resumen de lo que era de vida o muerte visitar y lo que no, y qué estaba a mitad de camino desde la casa a nuestro destino final.

Así encontró que Ribe es uno de los pueblos más antiguos de Dinamarca, en donde vivieron los Reyes daneses antes de mudarse a Copenhague y en el que además está el Museo Vikingo. Ingredientes suficientes para convencer a Pablo que pasaramos la noche ahí y al día siguiente continuar con nuestra travesía.

He de admitir que luego de pasar Hamburgo y cruzar la frontera alemana, el camino hasta Ribe es de un aburrido que no hay moco suficiente para sacarse en todo el trayecto. ¡Que cosa tan decepcionante! ¿Y esto es el primer día?

La carretera tiene dos canales, ida y vuelta. No se puede ir a más de 100. No hay rastro humano ni animal y las pocas casas que se ven parecen abandonadas. Hasta el pueblo nuestro parece una metrópolis al lado de todo eso. Además, habíamos reservado un Bed & Breakfast que ya me imaginaba yo que seríamos atendidos por una abuelita de 90 que nos pondría a rezar agarrados de las manos antes de dormir y de comer.

Afortunadamente cuando llegamos al pueblo y encontramos el B&B Den Gamle Købmandsgaard, en el que habíamos reservado la noche, todo mejoró. Apareció la gente como por arte de magia e inclusive, siendo domingo de fin de año a final de la tarde, habían algunas tiendas abiertas.

Ribe, DenmarkRibe, DenmarkRibe, DenmarkRibe, Denmark

Museo Vikingo de Ribe

La vuelta respectiva de reconocimiento del pueblo terminó, por supuesto, en el Museo Vikingo. La razón de nuestra estadía en el pueblo.

Yo de museos no soy, pero si a alguien le interesa la historia de los vikingos y lo que ahí se expone de ellos, es buena idea pasarse por ahí. Seguro que encontrarán a muchos Pablos ahí dentro.

Al final, por supuesto, nos metimos en el primer bar (Stenbohus) que encontramos para tomarnos una respectiva y muy merecida cerveza, y como extra un baño de humo de cigarro. Ese dato no lo habíamos visto en el Lonely Planet, pero parece que en Dinamarca está permitido fumar dentro de los locales y ni siquiera abrir una ventana para un poco de ventilación. Así que, con un pulmón menos y los riñones cargados de alcohol otra vez, le dimos punto final a la noche comiendo Schnitzel en un restaurant y preparandonos para lavar platos, porque si algo tiene Dinamarca es que cobran como reyes, y uno que es plebeyo, le toca el aseo.

Museo Vikingo de RibeRibe, DinamarcaRibe, DenmarkRibe, Denmark

¿Qué te ha parecido Ribe? ¿Acaso no está chula para ir de visita?
Eso sí, sin pasar por el camino aburrido ese, ¡por favor!

 

(Visto 57 veces, 1 visitas hoy)

2 thoughts on “Ribe: El comienzo del fin del año

  1. Listo, la suscripción funcionó esta vez. Ahora voy a probar con este comentario, que después puedes borrar si funciona.
    ———————————————-
    Me apareció nuevamente, esta vez en alemán. Al parecer es algo relacionado con la autenticación del comentario usando OpenID.

Geef een reactie

Het e-mailadres wordt niet gepubliceerd. Verplichte velden zijn gemarkeerd met *