Así va el final de año en Holanda

Ya. Vamos en cuenta regresiva. ¿Treintaycuántos días es que quedan? Y yo que me estaba acostumbrando a la falta de frío.

La otra noche, de vuelta a casa en la bici, le comentaba a una amiga que ya estaba haciendo frío, y ella me recordó que era lógico, pues ya estabamos a finales de noviembre.

¡A finales de noviembre! ¡Es que uno pestañea y ya están lanzando los fuegos artificiales y destapando las champañas!

Pero ya hace algún tiempo que por estos lares de Holanda le están redactando la carta de renuncia al 2014. Basta con echar un vistazo alrededor para darse cuenta.

Señales de que esto se acabó

  • En un día casi de verano, cuando las temperaturas deberían rondar los 13 grados, aparece el carrito de los oliebollen frente al Albert Heijn.

Mi cara de sorpresa no es normal. Al carro le abundan las luces de decoración navideña, pero en los primeros días de noviembre, a el verano le dio por robarle el show al otoño, y la imagen del carrito, evocando el final del año, no concuerda con las temperaturas.

Muy a mi pesar, el carrito de las exquisiteces navideñas es una señal irrefutable de que el 2014 se acabó -y de que Pablo llegará en algún momento con una bolsa grasosa llena de oliebollen-.

  • En todos los supermercados hay un estante lleno de letras de chocolates. Y no es arial número 12, no, es como una Rockwell extra bold en negrita número cinco mil. Si, seguro te habrás ido al Word a ver de qué hablo.

La historia de esta costumbre no la sé, pero parece que es otra obra del Sinter y se trata de regalarle a los niños la incial de su nombre en chocolate. Y como es parte de la tradición de la época, pues mi suegra siempre se aparece con una G de Pablo y una L de ley.

Se me ha ocurrido que este año le haré la misma maldad. No puede ser que sea yo la única que acumule celulitis, ¿o no?

A mi los pepernootjes no me terminan de cuadrar. Es su sabor, o su textura… no sé que es, pero es obvio que con ellos, la despedida del 2014 es más real.

  • Ni hablar del Sinter. Prueba número uno de que el 2014 va de salida.

El año pasado hicimos un pacto entre Pablo y yo donde prometimos que yo le regalaría el día de Sinter y el me regalaría el día de Santa. Espero que este año él pueda cumplir con su parte del pacto y no se adelante en fechas como el año pasado.

Yo aún sigo en la busqueda del regalo perfecto. ¿Alguien tiene una idea?

Mientras tanto puedo dejar algunas pistas a Santa por aquí.

El regalo perfecto

  • Pero la prueba máxima de que ya esta carrera se está acabando es la pelea de los negritos reales por sacar a Zwarte Piet de la imagen navideña, alegando que es racista. Ya esta época no puede ser la misma sin estos conflictos.

Protestas en la calle de gente que se siente aludida porque el viejo Sinter usa a los negritos apodados Zwarte Piet como esclavos y que los hace ver como tontos por ser negros.

El show este cada año se pone más intenso y este año varias cadenas de tiendas han decidido no incluir a Zwarte Piet en sus decoraciones. El gobierno ha propuesto que en vez de que estos personajes sean negros, que mejor lleven los colores del arcoiris y entonces llamarlos Rainbow Piet. Y por si fuera poco, se armó las de San Quintín hace unas semanas en Gouda cuando a un grupo anti-zwarte-piet se les ocurrió la idea de llevarse sus pancartas a protestar en medio de una fiesta de niños que celebraban la llegada de Sinterklaas y sus Zwarte Pieten.

¿El saldo? Unos cuantos presos y más de un muchachito llorando porque les arruinaron la fiesta más tradicional de Holanda.

Zwarte Piet

¡Esto parece que se lo llevó quien lo trajo!

Diría Laura en América: ¡Que eeeeeeentre la amaaaaante!

(Visto 40 veces, 1 visitas hoy)

4 thoughts on “Así va el final de año en Holanda

  1. Lo que he podido reirme con la última frase Ley.
    Por aquí amanecemos a 4ºC (yo juraba que esa temperatura se sentiría en enero) así que mucho chocolatito caliente y cafelito pa`l cuerpo…
    En las calles hay adornos de luces ya colocados pero aún no los encienden, eso si, los super están llenitos de polvorones, turrones, cava y mariscos (en toda España es súper costumbre las mariscadas en nochebuena ynochevieja) yo la verdad que este año, si que añoro una hallaca, un pernil, la ensalada de gallina… no se como será el próximo, quizás me acostubre a diciembre + frío + mariscos
    Menudo problema con los ayudantes de Sinter y los colores, no se por qué tanto rollo, como decía Andrés Eloy Blanco, pintemos angelitos negros
    Un besazo preciosa
    PD: Y a la suegrita, regálale una letra por su nombre y otras por sus apellidos jijijiji

    • jajajaja… Leí por ahí que andas en-capa-da y todaví se te cuela el frío!
      Típico de los que llegamos nuevos a estas temperaturas!
      Pero te cuento… el secreto es aprender a vivir con frío. Luego de un tiempo lo entenderás.
      Pues si, estos problemas de ricos… a los ayudantes de Sinter les salió defensores. Y lo peor de todo, es que el Estado complaciente holandés sigue agachando la cabeza porque este país SI es tolerante. pffff…
      A la suegra le voy a regalar un letra hecha en olibollen… mas grasosita aún! jijiji

  2. Ley como siempre genial..! Yo ya compre las iniciales de mi princesa y el Sr de la casa, a mi suegra no le compro nada pq como dice ella le alegrado la vida en este año con una nieta adoptiva y pronto uno oficial… y ha hecho el pacto de no joderme con lo de aprender el idioma…. asi que este 2014 creo q ya estoy lista para despedirlo….un abrazo …

    • Say what?
      Que ahora no te va a joder con el idioma? Cuántos esfuerzos ha hecho ella por aprender un poco del idioma que habla su nieta adoptada, su nuera y su futuro nieto?
      No me des su dirección que le mando unas cuantas letras de chocolate de más… y no precisamente se pueden hacer palabras encantadoras con ellas.

      Mi estimada Ana, gracias por pasarte por aquí!
      Saludos!

Geef een reactie

Het e-mailadres wordt niet gepubliceerd. Verplichte velden zijn gemarkeerd met *